miércoles, 10 de abril de 2019

Jesús acepta libremente su muerte.


La muerte de Jesús

no fue castigo, es testimonio; no es destino, es libertad. La inspiración de su vida y de su actuación no es el miedo a la muerte sino el compromiso con la voluntad del Padre, leída en el día a día de la vida, y el compromiso con su mensaje de misericordia y compasión hacia los personas. 
El profeta y el justo que, como Jesús, mueren por la justicia y por la verdad denuncian el mal de este mundo que pretende monopolizar la verdad y el bien. Esta cerrazón es el pecado del mundo. Jesús murió a causa de este pecado. Víctima de la opresión y de la violencia, no usó de la violencia y de la opresión para imponerse. 

El profeta de Nazaret que muere era simultáneamente el Hijo de Dios, realidad que sólo se haría diáfana realmente para la fe, después de la resurrección.
 En cuanto Hijo de Dios no hizo uso de su poder divino, capaz de modificar todas las situaciones.
 Apasionado por instaurar su reinado, dió testimonio del poder verdadero de Dios que es el amor. Es ese amor el que libera, solidariza a los hombres y los abre hacia el legitimo proceso de humanización y  encuentro con el Padre.
        

            JESÚS,

martes, 2 de abril de 2019

DIOS NOS BUSCA



La religión expresa la búsqueda de la trascendencia por parte del hombre, la búsqueda del más allá, de las realidades eternas.  En el cristianismo, es Dios quien busca al ser humano.

Como recordó San Juan Pablo II, Dios desea acercarse al hombre, Dios quiere dirigirle sus palabras, mostrarle su rostro porque busca la intimidad con él.

¿Y como entraremos en esta intimidad? A través de actitudes, pensasmientos, gestos, palabras de misericordia, porque Dios es Misericordia. Su Corazón acoge a los que sufren diferentes tipos de miseria, y así como una madre ama a sus hijos, Dios Madre, nos ama tierna y entrañablemente.

 En este Tiempo de Reconciliación, y Oración seamos misericordiosos irradiando la comunión con Dios, con los demás y con la creación.

   

 FELICES LOS QUE ACEPTAN VIVIR LA MISERICORDIA DE DIOS
        ya que así alumbrarán y disiparán las tinieblas 
del mal.






miércoles, 6 de marzo de 2019



 HACIA LA PASCUA DE JESÚS


Queridos hermanos y hermanas, 
la “Cuaresma” del Hijo de Dios fue un entrar en el desierto de la creación para hacer que volviese a ser aquel jardín de la comunión con Dios que era antes del pecado original (cf. Mc 1,12- 13; Is 51,3). 
Que nuestra Cuaresma suponga recorrer ese mismo camino, para llevar también la esperanza de Cristo a la creación, que «será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rm 8,21). No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión. Abandonemos el egoísmo, la mirada fija en nosotros mismos, y dirijámonos a la Pascua de Jesús; hagámonos prójimos de nuestros hermanos y hermanas que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales. Así, acogiendo en lo concreto de nuestra vida la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, atraeremos su fuerza transformadora también sobre la creación.

Parte final del Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2019.

miércoles, 27 de febrero de 2019

EL BUEN PASTOR


 El salmo 22 (23) es la perla de los salmos. 

          

Su poesía y su piedad se dan la mano; su suavidad y su espiritualidad son insuperables. J. Green nos dirá: "Estas frases sencillas, estas frases de niño se quedaron sin dificultad en mi memoria. Yo veía el pastor, el valle de la sombra de la muerte, yo veía la mesa preparada. Era el evangelio en pequeño. Cuántas veces, en las horas de angustia, me he acordado del cayado reconfortante que ahuyenta el peligro. Cada día recitaba este pequeño poema profético cuyas riquezas yo nunca agotaría".                                                                                             

Es una parábola vivida, fruto de una experiencia de Dios que llegaba hasta la médula de los huesos del salmista, algo que acercaba en mil años la vida del Primer Testamento a la del Nuevo: tan juntos están los pensamientos del salmo y el sermón de la montaña. Fruto maduro de una fe inquebrantable, todo él rezuma confianza, serenidad, optimismo. El autor conoce las luchas de la vida, las situaciones angustiosas, los enemigos, pero conoce también a Dios, al Dios de su fe a quien da el nombre de pastor.  Hijo del Oriente y de Israel, sabe qué alcance tiene la metáfora del pastor aplicada a los dioses o a los reyes. Y el salmista la da al Dios de su fe, porque ha experimentado vivencialmente toda la actitud solícita y amorosa del pastor. El salmo 22 nos habla de una profunda experiencia religiosa que marcará profundamente la espiritualidad cristiana. Y un día de la fiesta de los Tabernáculos en Jerusalén, el mismo Jesús dirá ante la multitud en el templo: "Yo soy el buen Pastor".     

 Frecuentemos este bello  salmo que nos acercará a Dios tierno y Misericordioso.               

 Jesús dijo: "YO SOY EL BUEN PASTOR".


      J. M. Vernet, 22 Salmos para vivir, Barcelona 1987 (DCPL Nº 22), pp. 97-100.  Adaptación.


                                                     






jueves, 21 de febrero de 2019

VER A TODOS Y CADA UNO CON LOS OJOS DE DIOS


DIOS ES MISERICORDIA.


Entender, sentir y experienciar que Dios es Misericordia, es tan esencial, que si pensara o sintiera a Dios de otra manera, destruiría mi fe cristiana. La Misericordia de Dios es un tema central de la revelación bíblica y en el Nuevo testamento es el punto central de la vida y predicación de Jesús. Jesús actúa con entrañas de misericordia, sanando, perdonando, con ternura y compasión.
Los cristianos somos misericordiados por Jesús quien reconcilió en la Cruz, por puro amor, a la humanidad con Su Padre, y nos envía su Espíritu para seguir recibiendo en nuestros corazones la sorprendente calidez de su compasión y perdón.

Reflexión:
  • ·       ¿Mis sentimientos y pensamientos son de misericordia para con todas las personas, o discrimino o SIMPLEMENTE IGNORO A ALGUNAS?
  • ·       ¿Mis gestos, palabras y obras son guiados por Jesús compasivo y tierno como una madre para sus hijos?

"Aunque nuestros pecados fueran como la grana quedarán blancos como la nieve"(Isaías 1,18)




jueves, 31 de enero de 2019

EL CORAZÓN DE MARÍA


MARÍA OCUPA UN LUGAR PRIVILEGIADO EN EL CORAZÓN DE LA EVOLUCIÓN Y DE LA HISTORIA.


"Cada uno de nosotros tiene la edad del universo que son 13.730 millones de años. Todos estábamos virtualmente juntos en aquel puntito, más pequeño que la cabeza de un alfiler, pero repleto de energía y de materia. Ocurrió la gran explosión, y generó las enormes estrellas rojas dentro de las cuales se formaron todos los elementos físico-químicos que componen el universo y todos los seres que lo forman. Somos hijos e hijas de las estrellas y del polvo cósmico. Somos también la porción de la Tierra viva que ha llegado a sentir, a pensar, a amar y a venerar. Por nosotros la Tierra y el universo sienten que forman un gran Todo. Y nosotros podemos desarrollar la conciencia de esa pertenencia". Leonardo Boff, Koinonía.

Dios puso a María como broche de oro en el tejido de la vida formándole un corazón al unísono del suyo para engendrar a Jesús. Un corazón con entrañas de misericordia , que paso a paso se fue abriendo al dinamismo de la vida de Jesús para los sufrientes de la tierra.
Su corazón es su ser íntimo, sus afectos, sentimientos, mente, cuerpo, entrega; un Corazón abierto al todo, que en Cristo Resucitado sigue el proceso transformador de la vida y el cosmos. Podemos decir que el Corazón de María, figura de su sí entrañable a la Encarnación del Verbo, sigue latiendo por nosotros, al compás de Cristo. 
¿El cómo? No lo sabemos; es un misterio que se nos abrirá en el paso de esta tierra a los brazos de Dios.

  • Invitación a la liberación de nuestro corazón, para que se abra con entrañas de madre a quienes más necesitan de la ayuda de SANTA MARíA.

8 de febrero fiesta patronal del Corazón de María para la familia eudista,cuyo culto litúrgico introdujo San Juan Eudes en el siglo XVII en Francia.

martes, 8 de enero de 2019

Manifestación de Dios a la humanidad.



Epifanía 


En esta fiesta del tiempo de Navidad recordamos la triple manifestación , como Revelación progresiva, que Dios hace a la humanidad.
Primeramente unos estudiosos astrólogos, astrónomos, avistan en los cielos la conjunción de Júpiter y Saturno, lo que los hace experimentar que el cosmos está con ellos, que algo extraordinario está sucediendo en el mundo. Este fenómeno los acerca a Dios. Es el año en que nace Jesús, y el evangelista nos muestra a los astrónomos adorando al Dios encarnado, único y Señor en una escena emocionante en que los no judíos, llamados por ellos paganos, reciben igualmente el amor de Dios.
 La otra manifestación ocurre en las BODAS DE CANÁ. El evangelista Juan nos presenta la conversión del agua en vino obrada por Jesús a petición de su Madre;  Jesús adelanta su hora, ese vino es símbolo del que dará en la Última Cena  diciendo tomen y beban, esta es mi sangre de la Nueva Alianza que será derramada por ustedes; por la humanidad y la Creación toda. El Cuerpo de Jesús  en una nueva realidad se queda con nosotros para que formemos con Él un sólo cuerpo.
La tercera epifanía del tiempo de Navidad es la revelación de la Santa Trinidad en el Bautismo de Jesús por Juan Bautista en el río Jordán.  el Padre nos presenta a su Hijo muy amado y el Espíritu de Dios lo unge para su nueva misión de crear un mundo nuevo basado en el amor. 

Busquemos dónde Dios se nos está está revelando: en los pobres, en los extranjeros, en los científicos, en el cosmos. En el servicio a otros, en la escucha y atención a la acción del Espíritu y a la voz del Padre.
Y no dejemos de asombrarnos y adorar a Dios en su triple Misterio de Amor: Encarnación, Eucaristía y Tres que son Amor.