viernes, 17 de febrero de 2017

CONTRADICCIONES

                                                                         CORREGIR

El Papa en una entrevista dice:
"Y es verdad, hoy día los métodos de castigo a los chicos cambiaron, hay otra sensibilidad. En aquella época te daban dos cachetazos y listo. Siempre digo: 'Nunca le den un cachetazo en la cara a un chico porque la cara es sagrada, pero dos o tres palmadas en el traste no vienen mal'. Eso mismo lo dije en la audiencia una vez y algunos países me criticaron. Son países que tienen leyes de protección al menor muy estrictas... el Papa no puede decir eso. 
Pero curiosamente esos países, que incluso castigan al padre o a la madre que le pega al menor, tienen leyes que les permiten matar a los chicos antes de que nazcan. Esas son las contradicciones que vivimos ahora".

¿Què dices? ....


Entrevista al Papa en la VOZ DEL PUEBLO, diario Argentino.

miércoles, 1 de febrero de 2017

FUEGO

FUEGO,  CRIATURA IMPREDECIBLE.


Fuego destructor, devorador de pastizales, plantaciones, y bosques.

Sin respeto por nadie ni nada, has segado vidas humanas, arrasado casas y animales y sin vergüenza alguna te arrancas velozmente y avanzas con agilidad en alas del viento, comiéndote lo que encuentras a tu paso.

Fuego, ruego te detengas y vuelvas a ser el amigo que da calor, que hace amigable el ambiente del hogar, que hace hervir el agua y calienta el alimento; el que funde metales y forja herramientas. 

Fuego, pido a Dios que el agua te amanse y dejes de lado tus cabriolas rabiosas.


Con ocasión de los grandes incendios en Chile. Enero 2017.

martes, 17 de enero de 2017

EVITAR TENER EL ALMA SENTADA

Para encontrar verdaderamente a Jesús es necesario arriesgarse
Para seguir a Jesús es necesario caminar y no permanecer detenidos con “el alma sentada”. Lo afirmó el Papa Francisco al comentar el Evangelio que narra la vicisitud del paralítico al que hicieron entrar por el techo en la casa en la que se encontraba Jesús. El Pontífice subrayó que la fe, si es auténtica, siempre nos hace correr riesgos, pero nos da la esperanza verdadera.
No a los cristianos detenidos que miran la vida desde el balcón y juzgan a los demás.
 “¡Los inmóviles! Aquellos que estaban en el borde del camino, miraban. Estaban sentados. Propiamente sentados. Allá estaban sentados algunos escribas:
estos no seguían, miraban. Miraban desde el balcón. No iban caminando en su propia vida: ‘¡Balconeaban’ la vida! Precisamente allí: -¡jamás corrían ningún riesgo!- sólo juzgaban. Eran los puros y no se implicaban. También los juicios eran fuertes, ¿no? en su corazón: ‘¡Qué gente ignorante! ¡Qué gente supersticiosa!’. Y cuántas veces también nosotros, cuando vemos la piedad de la gente sencilla nos viene a la cabeza aquel clericalismo que tanto mal hace a la Iglesia”.
En cambio, esta gente que seguía a Jesús “se arriesgaba” con tal de encontrarlo, “como estos hombres se arriesgaron cuando hicieron el agujero en el techo: corrieron el riesgo de que el dueño de la casa les hiciera una causa, los llevara ante el juez y les hiciera pagar. Se arriesgaron, pero querían ir a lo de Jesús".
Preguntémonos, dijo el Santo Padre: “¿Yo corro el riesgo o siempre sigo a Jesús según las reglas de la casa de seguros?”. Así, preocupados por no hacer una cosa u otra, no se sigue a Jesús, sino que se permanece sentados, como estos que juzgaban”:

domingo, 8 de enero de 2017



EL SEÑOR SE MUESTRA AL MUNDO



            Dios se manifiesta a unos sabios de Oriente.
 Mateo 2,1-12.


El evangelista construyó un relato hermoso y de gran hondura teológica  para expresar la revelación de Dios a los paganos. Un cuento precioso   El evangelista Mateo con su relato quiso transmitir la experiencia que observó en las primeras comunidades cristianas: los gentiles aceptaron con mayor facilidad a Jesús mientras que los propios judíos no reconocían a su Mesías.
El evangelista Lucas en cambio, relata la manifestación de Dios a unos pobres pastores de Judea para expresar que los pobres eran los primeros en recibir a Jesús y la buena noticia del Reino de Dios. 

En la Liturgia de la Iglesia, este es un tiempo de manifestaciones y los evangelios nos lo revelan en tres de ellas: en las Bodas de Cana que aparece como el primer milagro de JESÚS, en la Adoración a Jesús que hacen los sabios que llegan de oriente y en el Bautismo de Jesús, donde se revela la  Trinidad Santa.




Nuestra existencia puede transcurrir sin que tomemos conciencia del llamado a recibir sus manifestaciones. Seguramente Dios se me ha revelado en diversas ocasiones, ¿he tomado conciencia?, ¿las he cultivado?... puedo nombrar dos, tres o mas y reflexionar sobre el impacto de ellas en mi vida.

EPIFANÌA



EL SEÑOR SE MUESTRA AL MUNDO



            Dios se manifiesta a unos sabios de Oriente.
 Mateo 2,1-12.

El evangelista construyó un relato hermoso y de gran hondura teológica  para expresar la revelación de Dios a los paganos. Un cuento precioso   El evangelista Mateo con su relato quiso transmitir la experiencia que observó en las primeras comunidades cristianas: los gentiles aceptaron con mayor facilidad a Jesús mientras que los propios judíos no reconocían a su Mesías.
El evangelista Lucas en cambio, relata la manifestación de Dios a unos pobres pastores de Judea para expresar que los pobres eran los primeros en recibir a Jesús y la buena noticia del Reino de Dios. 

En la Liturgia de la Iglesia, este es un tiempo de manifestaciones y los evangelios nos lo revelan en tres de ellas: en las Bodas de Cana que aparece como el primer milagro de JESÚS, en la Adoración a Jesús que hacen los sabios que llegan de oriente y en el Bautismo de Jesús, donde se revela la  Trinidad Santa.




Nuestra existencia puede transcurrir sin que tomemos conciencia del llamado a recibir sus manifestaciones. Seguramente Dios se me ha revelado en diversas ocasiones, ¿he tomado conciencia?, ¿las he cultivado?... puedo nombrar dos, tres o mas y reflexionar sobre el impacto de ellas en mi vida.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Dios nos habla desde la perqueñez

NAVIDAD ES El REGALO DE DIOS

El Misterio de Navidad nos asombra, nos hace experimentar la importancia de haber nacido, de ser humanos, de haber crecido y madurado. Jesús asume nuestra condición humana y empieza naciendo de María, como  niñito/niñita que hemos sido todos nosotros.
 ¡Qué ternura y gozo!
El Niño Dios nos revela algo insospechado desde hace más de dos mil años: la importancia de ser niño/niña, de vivir en familia, de recibir amor y ternura.
Nos enseña el despojo y el valor de la infancia. 

El Niño en su estado de pequeñez y pobreza, como dice el Papa Francisco, también 
 
“Nos llama a dejar los engaños de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras pretensiones insaciables, a abandonar las insatisfacciones permanentes y la tristeza ante cualquier cosa que siempre nos faltará”. (Misa de Navidad 2016)

martes, 13 de diciembre de 2016

ADVENIMIENTO

 VISITAS DEL SEÑOR JESÚS

El papa Francisco nos dice que Adviento es “una invitación a la vigilancia, porque no sabiendo cuando vendrá Él, se necesita estar siempre preparado para partir”.
Este tiempo nos habla de la visita del Señor a la humanidad. 
“La primera visita ocurrió con la Encarnación, el nacimiento de Jesús en la gruta de Belén; la segunda en el presente: el Señor nos visita continuamente, cada día camina a nuestro lado y es una experiencia de consuelo; y al final será la última, que profesamos todos cada vez que recitamos el Credo: ‘Dios vendrá de nuevo en la gloria para juzgar a los vivos y a los muertos’”. Es la venida de improviso del Señor.
“El Evangelio no nos quiere dar miedo, sino abrir nuestro horizonte a otra dimensión, más grande, que por una parte relativiza las cosas de cada día pero al mismo tiempo las hace más preciosas, decisivas”.
Recordemos que Dios es Misericordia y Jesucristo es el rostro misericordioso del Padre y su juicio es clemente.

 Preparémonos a la Venida de Dios en esta Navidad, siendo misericordiosos como Dios es misericordioso; optemos por actitudes, pensamientos, palabras de compasión y de ternura,alejándonos de la violencia y el rencor y por supuesto de todo sentimiento de venganza.

                          “Bienaventurados los misericordiosos
                                  porque ellos obtendrán misericordia”

Adaptación de la Catequesis de Francisco en el Ángelus del primer Domingo de Adviento